Utilizamos cookies para optimizar nuestro sitio web y nuestro servicio. Leer más Aceptar

Inicio > Noticias > Mujeres migrantes y rurales extremeñas, en un proceso participativo y comunicacional de la agrupación “Feministas Cooperando”
Dic
18
2019
La agrupación Feministas Cooperando se suma a la conmemoración del 18 de diciembre, Día internacional de las personas migrantes
Mujeres migrantes y rurales extremeñas, en un proceso participativo y comunicacional de la agrupación “Feministas Cooperando”
Fundación MUJERES – Delegación de Extremadura
Desde agrupación Feministas Cooperando, integrada por la Asociación Malvaluna, la Fundación Anas, la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura, Mujeres en Zona de Conflicto y la Fundación Mujeres, seguimos tejiendo redes e impulsando sinergias con mujeres migrantes y rurales para construir una sociedad más diversa, plural, igualitaria y feminista.

La agrupación ‘Feministas Cooperando’ apoya el impulso del Ámbito Estratégico de Feminismos y Desigualdades, del plan de cooperación extremeño. Uno de los procesos que lidera feministas cooperando para volver la cooperación extremeña más feminista es un proceso participativo para desarrollar una campaña de comunicación junto a entidades y organizaciones relacionadas con la movilidad humana. Entre ellas, destacamos la Asociación de Inmigrantes de las Vegas Bajas, Fundación CEPAIM y Fundación Ruy López, o entidades que son parte del grupo de trabajo del ámbito estratégico de “Feminismos y desigualdades”, tales como Mensajeros por la Paz Extremadura, la CONGDEX o SOGUIBA, entre otras. En dicha campaña se mostrarán los desafíos sociales a los que se enfrentan las mujeres migrantes, las desplazadas y las refugiadas del mundo y cómo contribuyen de forma positiva al desarrollo de las zonas rurales de nuestra región.

Esta campaña de comunicación, dirigida a la sociedad extremeña, tiene entre sus objetivos romper falsos mitos y mostrar “esos pequeños gestos inclusivos que, diariamente, las mujeres del ámbito rural realizan hacia las mujeres migrantes y sus familias, cómo tejen redes y cómo suman a la construcción de nuestra realidad”, explican sus promotoras.

 

La agrupación ‘Feministas Cooperando’ se formó en 2017 para sensibilizar a la sociedad civil extremeña sobre temas fundamentales de los derechos humanos de las mujeres. Está formada por la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEX), la Fundación Anas, la Asociación Malvaluna, la Fundación Mujeres y Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).

 

Desde el mes de octubre dichas organizaciones están trabajando de forma grupal en el diseño de la campaña de comunicación que da voz a las mujeres que viven en las zonas rurales de nuestra región y se han inmigrado de sus países de origen.

 

Este proceso cuenta con el apoyo de distintas entidades y personas como la Asociación Extremeña de Comunicación Social (AECOS), Harca Sostenible y con la periodista nicaragüense Maryórit Guevara. Dará como resultado diversos productos en 2020: artículos periodísticos, espacios radiofónicos, vídeo-creaciones y eventos.

 

Con todo ello, además, se quieren denunciar las injusticias, las violaciones de derechos humanos y las dificultades que las mujeres de diferentes culturas asentadas en los territorios rurales extremeños tienen para el libre ejercicio de sus autonomías y sus derechos.

 

Coincidiendo con el Día Internacional de las personas migrantes, que se conmemora el 18 de diciembre, se comparten los testimonios y las experiencias enriquecedoras de Mariya Bakhovska, Edgalia Janeth González Malave, Alexandrina Dragosin y Liliam Cabrales. Es una ocasión perfecta para conocer algo más de las vidas de estas cuatro vecinas de Montijo, pertenecientes a la Asociación de Inmigrantes de las Vegas Bajas y que forman parte de este proceso comunicativo.

 

Mariya Bakhovsk llegó a España hace 19 años y decidió instalarse finalmente en Montijo, “porque aquí hay mejor calidad de vida”. Recuerda que fue muy duro dejar a su familia en Rumanía y llegar a España sin conocer el idioma, las costumbres de aquí.

 

El país de EdGalia Janeth González Malave, Venezuela, vive momentos difíciles, por la economía y la situación política. Eso hace que haya pocas oportunidades: “Me gradué en Educación Especial y estuve trabajando allí pero no me alcanzaba el dinero, con dos niñas…”. Además, sufrió violencia de género por parte de su anterior pareja. Por diferentes motivos tuvo que huir de allí.

 

Liliam Cabrales procede del oeste de Nicaragua, de una zona costera y turística, Corinto, y ahora vive también en Montijo. Se vino de Nicaragua porque no podía expresar sus sentimientos libremente al ser lesbiana, aunque reconoce que “hay una lucha muy grande para que se respeten nuestros derechos, como mujer y como LGTB”.

 

Alexandrina Dragosin tiene claro lo que le diría a una persona racista y xenófoba: “A una persona que discrimina a otra por su nacionalidad u origen le digo que por las venas corre la misma sangre y hacer esas diferencias no es normal. Tenemos que aprender a agradecernos, querernos y no juzgar a nadie porque no sabemos la vida que tiene la otra persona, da igual el color... Todos tenemos sentimientos, sufrimos… Y podemos tener una vida juntos, gentes de diferentes nacionalidades”.

 

En este día, desde las distintas organizaciones y entidades integradas en esta campaña, “creemos con más firmeza en una sociedad diversa y abierta, que brinde oportunidades y asegure una vida digna a todos los seres humanos, sin importar su origen”.