Inicio > Noticias > Los hombres de El Viejo demandan pruebas para la detección de VIH y chequeos médicos especializados como estrategias para el cuidado de su salud sexual y reproductiva
Jul
25
2017
Reflexiones sobre el ejercicio de una sexualidad responsable
Los hombres de El Viejo demandan pruebas para la detección de VIH y chequeos médicos especializados como estrategias para el cuidado de su salud sexual y reproductiva
Fundación Mujeres - Delegación Galicia
Durante el mes de julio finalizan las rondas de talleres de la temática “Infecciones de Transmisión Sexual y Ejercicio de la sexualidad responsable”, correspondiente al módulo III del plan de formación

 A lo largo del mes de julio se ha dado cierre a los talleres del tema 2, correspondiente al Módulo III, que versa sobre la temática de ITS y VIH, en aquellas comunidades de El viejo cuya dinámica de trabajo les había imposibilitado la participación en estos espacios.

 
Este proceso formativo y reflexivo, enmarcado en el plan formativo del  proyecto “Prevención de la Violencia de Género y mejora de la Salud Sexual y Reproductiva de las mujeres en 10 comunidades de El Viejo, Chinandega (Nicaragua) Fase 2", cofinanciado por la Xunta de Galicia y ejecutado por APADEIM y Fundación Mujeres,  está orientado a ofrecer medidas y acciones preventivas ante la adquisición de las infecciones de transmisión sexual y VIH. Los participantes en estas actividades manifestaron sus opiniones referidas a las consecuencias que tienen las prácticas sexuales irresponsables e inadecuadas para muchas familias:
 “Cuando un hombre es infectado por una enfermedad de ese tipo, no solo se daña él, sino a la familia completa; dañamos a la mujer y también dañamos a los hijos porque si no nos vemos a tiempo hasta pueden quedar huérfanos” (Comunidad Pueblo Nuevo)
 
De cara a ofrecer información pertinente, y vinculada de modo directo al contexto de los participantes, se compartieron con ellos datos asociados a la tasa de casos registrados anualmente de las personas infectadas con VIH en el periodo entre el año 2000 y 2016. Al mismo tiempo se les presentó al grupo un mapa de incidencia en donde mostraba a la región de occidente como el espacio territorial con un mayor número de casos registrados de VIH. 
 
El impacto de la presentación de estos materiales visuales y gráficos fue de gran escala. Una vez concluida y debatidos los datos compartidos en plenaria, algunos hombres manifestaban lo siguiente: “La verdad, estamos asustados por cómo han avanzado las cosas, cualquiera podría pensar que estamos en la situación actual porque somos un lugar fronterizo, pero la realidad es que esa sería solamente una excusa, cuando el peligro está más cerca y hay muchos afectados, se demuestra que no existe un cuido real, estamos siendo irresponsables y los números lo confirman” (Comunidad Las chinas)
 
Hacerse conscientes de la realidad del contexto en el que viven es parte fundamental para realizar propuestas de cambio y tomar decisiones que aporten para mejorar las realidades comunitarias de los grupos meta en el ámbito de su salud sexual y su salud reproductiva, tal y como expresan los propios participantes en las formaciones: “Nosotros creemos muy necesario tener la oportunidad y la opción de aplicarnos la prueba de VIH, a nosotros nos gustaría porque nos sentiríamos más seguros, además así sabríamos qué medidas tomar ante cualquier resultado ya sea positivo o negativo, pero eso solo lo sabríamos si nos hacemos la prueba” (Comunidad Pueblo Nuevo).
 
La idea de aplicarse la prueba de VIH hizo que se generara una reflexión entre el grupo de hombres sobre la pertinencia de llevar a cabo esta acción: “Antes yo podía pensar que cuando alguien salía afectado, todo el mundo se iba a dar cuenta, pero ahora sé que no es así; sé que existe un cuido con el manejo de la información, ¡además! no se trata de temer al qué dirán, se trata de cuidarnos y hacerlo bien, no solo por nosotros sino también por quienes queremos” (Comunidad Pueblo Nuevo).
 
Fomentar el cuidado de la salud sexual y la salud reproductiva incluye acciones informativas así como preventivas ante los riesgos que se pueden dar en este ámbito. Ir en contra del imaginario social y atender responsablemente la sexualidad, desaprendiendo la forma en que han sido educados no es sencillo, pero sigue siendo una labor asumida por las personas participes de espacios como los ofrecidos en los talleres: “No es fácil ser responsable, recuerdo cuando era joven y mediamos el nivel de hombría por la cantidad de mujeres que llegábamos a tener, hoy en día si transmitimos eso a nuestros hijos solo le daríamos el mensaje de ser machistas, irresponsables y los orillaríamos a exponerse ante cualquier infección de las muchas que existen” (Comunidad Pueblo Nuevo).