Inicio > Noticias > Las ONGDS extremeñas reflexionan de forma conjunta sobre los retos para la transversalización de género en los proyectos de EpD y cooperación.
Sep
22
2017
Fundación Mujeres articula un grupo focal de debate y discusión sobre la perspectiva de género y la promoción y garantía de los derechos humanos de las mujeres en los proyectos.
Las ONGDS extremeñas reflexionan de forma conjunta sobre los retos para la transversalización de género en los proyectos de EpD y cooperación.
Fundación MUJERES – Delegación de Extremadura
Representantes de 8 ONGDs y de la Coordinadora de ONGD de Extremadura se dieron cita esta semana en Mérida, para compartir un espacio de reflexión y debate grupal entorno a los retos y dificultades, aciertos y desaciertos para la integración de la perspectiva de género en los proyectos de EpD y cooperación que se realizan por parte de las ONGDS con presencia en Extremadura.

 En el marco del proyecto "No es cuestión de números, sino de IGUALDAD: la perspectiva de género en proyectos sociales", implementado por la Delegación de Extremadura de Fundación Mujeres, con fondos AEXCID, Fundación Mujeres convocó a actores claves de la cooperación extremeña a un espacio de reflexión para dar respuesta a una de las principales preocupaciones y necesidades detectadas por los profesionales de ONGDs la comunidad de Extremadura: la incorporación de la perspectiva de género en las intervenciones sociales.

En el grupo focal participaron ONGDs como SOGUIBA, ACPP, Fundación Atabal, Fundación Paz y Solidaridad, Movimiento Extremeño por la Paz, Malvaluna, AECOS o la propia CONGDEX.

“Derechos”, “feminismo”, “trabajo por hacer”, “justicia”, “transformación”, “dignidad”, son algunos de los términos y expresiones que las organizaciones utilizaron para expresar lo que les evoca y lo que significa para ellas la lucha por la igualdad.

La discusión grupal se articuló entorno a puntos como la existencia o no de un compromiso real, tanto de los órganos de decisión de las ONGDS, como del personal técnico, para incorporar la perspectiva de género, en los programas y proyectos que implementan. En términos generales, las organizaciones expresaron que a pesar de los avances en la apuesta política y técnica por impulsar  la igualdad real y sustantiva de las mujeres, en ocasiones la misma se queda en el papel y falta una apuesta clara y contundente por “ir un poco más allá”.

Asimismo, se reflexionó sobre el tipo de apuesta que hacen las ONGD en Extremadura para conseguir la igualdad real y sustantiva. Apuestas que van desde esfuerzos para la reducción de las desigualdades y discriminaciones de género que afectan a las mujeres, por ejemplo, el acceso igualitario a derechos fundamentales como la educación, la salud o el empleo, etc. En otros casos, las apuestas pasan por la inserción en los proyectos de estrategias para contribuir a la erradicación de las violencias –directas o indirectas- de género que viven las mujeres o por promover estrategias de promoción del empoderamiento de las mujeres a diferentes niveles.

Algunos ejemplos concretos de estos esfuerzos son el avance en el uso no sexista del lenguaje, la apuesta por una comunicación inclusiva, el empoderamiento de las mujeres en las áreas rurales de Extremadura, el trabajo por un cambio de actitudes y comportamientos machistas entre la juventud, el aporte a nuevas narrativas y reflexiones poniendo en el centro la vida y los cuidados ante el sistema patriarcal y capitalista en el que vivimos o la apuesta por un acompañamiento psicológico y jurídico de las mujeres sobrevivientes de violencia de género.

Entre los desafíos pendientes, todavía están continuar la sensibilización y la concientización de la sociedad en general sobre el beneficio común de la igualdad, la apuesta en los proyectos por un enfoque GED (Género en Desarrollo) donde la igualdad entre hombres y mujeres sea considerada un derecho humano y bajo el cual las organizaciones, de forma sistemática,  analizan y  abordan las relaciones de poder entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de intervención para el logro de un desarrollo humano realmente sostenible. Asimismo, las organizaciones destacaron la necesidad de continuar formándose en herramientas concretas para operativizar la apuesta por la igualdad.

Como valoración general, las ONGDs se mostraron satisfechas por poder encontrar un espacio en el cual reflexionar de manera abierta sobre estos retos y sobre elementos que les servirán para un replanteamiento de su trabajo en aras de fortalecer su contribución a la transformación social donde todas las mujeres puedan vivir en contextos de plena garantía de sus derechos y libres de todo tipo de discriminación por el solo hecho de ser mujeres.