Inicio > Noticias > Las mujeres de la comunidad del Manguito, municipio de El Viejo, se reúnen y reflexionan sobre la resolución de conflictos
Jul
29
2017
Reflexionando y fomentando la sororidad entre mujeres
Las mujeres de la comunidad del Manguito, municipio de El Viejo, se reúnen y reflexionan sobre la resolución de conflictos
Fundación Mujeres - Delegación Extremadura
Las mujeres de la comunidad del Manguito se reunieron para compartir sus experiencias en relación a un conflicto que tienen actualmente algunas mujeres lideresas que son parte del grupo meta de APADEIM y que son también integrantes del Comité de Agua Potable y Saneamiento (CAPS) de la comunidad

En el marco del proyecto “Promoción del desarrollo socioeconómico de mujeres con perspectiva de género, en el municipio de El Viejo, Chinandega (Nicaragua) Fase II” cofinanciado por la AEXCID y promovido por APADEIM y Fundación Mujeres, se están facilitando espacios de reflexión sobre varias temáticas de cara a fomentar cambios de actitudes y comportamientos de las mujeres grupo meta de este proyecto y específicamente del programa de formación de AER “Afectividad, Equidad, Respeto, Autoreconocimiento e Incidencia Política”, que les permita asumir prácticas de auto cuidado.

 

Durante la sesión las mujeres pusieron sobre la mesa el conflicto existente entre lideresas del CAPS, situación que obligó a que se hicieran cambios en la directiva de esta estructura. Durante el conflicto hubo acusaciones a algunas mujeres del grupo que estaban en la sesión de AER, las cuales también son parte del CAPS, lo que estaba desmotivando a algunas de ellas a seguir representando a la comunidad en tan importante gestión, ya que se trata de la gestión comunitaria del agua potable en el Manguito. 

 
Durante la sesión, y al hilo de este conflicto, se explicó que la enemistad y la rivalidad entre mujeres es también producto del sistema patriarcal, que se ha empleado históricamente para que no se sientan unidas “Las mujeres lo reproducimos, sin darnos cuenta que estamos contribuyendo a nuestra propia opresión y reproduciendo el machismo, por lo tanto, aprender a relacionarnos desde la solidaridad entre nosotras es contribuir a desmontar este sistema opresor. Los hombres se aprovechan de esta rivalidad para descalificarnos, por lo tanto, las mujeres debemos promover cambios culturales en esto, y comprometerse para articularnos, organizarnos, aliarnos y respectarnos, teniendo en cuenta que somos diferentes, que tenemos diferentes intereses, diferentes procesos de cambio, etc.
 
Ante este comentario que la facilitadora hizo algunas de las lideresas implicadas en el conflicto comentaron lo siguiente:
“pues ahora que se esto, estoy clara que los hombres y este sistema nos empuja a pelearnos entre nosotras, yo no bajaré la guardia y ahora que me eligieron la presidenta del CAPS trabajaré duro para que las mujeres no nos peliemos”
“yo también, voy a ir a buscar a las mujeres que dicen que andan hablando de mí, y le diré que no sigamos violentándonos entre nosotras y trataré de explicar esto que estamos hablando”
 
Otra lideresas participantes en la sesión expresaron que era muy importante tocar este tema con más mujeres y solicitaron a APADEIM material de lectura al respecto, porque a ellas les preocupa que las mujeres se estén peleando. Los hombres se están yendo a trabajar a otros lados y son las mujeres las que van a gestionar las necesidades de las comunidades. “En la directiva del CAPS han quedado solamente mujeres y el problema es que si seguimos peleando y desconfiando unas de otras, nuestras familias no van a tener agua, y la alcaldía y otras instituciones ya no van a apoyar a la comunidad. Debemos de demostrar que podemos hacerlo de otra manera”.
 
Tras este proceso de reflexión, las mujeres presentes en la sesión se comprometieron a hacer cambios en sus actitudes y comportamiento ante los conflictos entre mujeres, solicitar a APADEIM que les siga apoyando en esta problemática. Además saben que si siguen así, también están reproduciendo el machismo, pues su comportamiento lo están viendo las niñas y adolescentes, y eso es lo que están aprendiendo, en vez de transmitirles valores de apoyo y sororidad entre mujeres.